miércoles, 23 de enero de 2019

APESTOSO TÍO MUFFIN



LITERATURA, HUMOR Y COMPLICIDAD PARA CRECER SIN MIEDOS



“Al igual que la suciedad, el miedo se huele de lejos. Los dos se nos pegan al cuerpo y pueden terminar por alejarnos del resto del mundo.”


Montgomery Muffin era un niño feliz hasta que tuvo que ir a vivir a casa de su abuela. Una abuela que le empezó a meter el miedo en el cuerpo, un miedo que le paralizaba y le hacía detestar todo cuanto le rodeaba. Y de todo lo que detestaba, lo que más detestaba era a sí mismo. El único momento en que era dichoso y conseguía olvidar este sentimiento era su baño en agua espumosa. Hasta que un día su baño se ve interrumpido por la llegada de una niña, su supuesta sobrina, que lo cambiará todo.

Con la aparición de Emma el ritmo de la acción se acelera y la tensión aumenta, al tiempo que crece el vínculo entre “tío” y “sobrina” y el antagonismo entre Montgomery y su vecino Mr. Cooper (uno apesta por fuera y el otro por dentro), hasta llegar a un desenlace cuajado de intriga, sorpresa, aceptación ternura.

Apestoso tío Muffin, escrito por el autor madrileño Pedro Mañas e ilustrado por Víctor Rivas fue incluido en los White Ravens del 2018, la selección que cada año elabora la Internationale Jugendbibliothek de Munich, y obtuvo el XV Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil justo diez años después de que el autor publicara su primer libro, Klaus Nowak, limpiador de alcantarillas, con la misma editorial, galardonado con el primer premio del “XXVI Concurso de Narrativa Infantil Vila d’Ibi” en 2007. 
A partir de entonces no ha dejado de escribir ni de recibir reconocimientos por sus obras -entre otros, gana en el 2012 el Premio Ciudad de Málaga con Una terrible palabra de nueve letras también de la editorial Anaya y en el 2015 el XXXVII Premio Barco de Vapor con La vida secreta de Rebecca Paradiseno solo de narrativa sino también de poesía como Ciudad Laberinto que consigue en el 2009 el II Premio de poesía infantil Ciudad de Orihuela de la editorial Kalandraka, con la que también publica en 2016 Trastario: nanas para lavadoras. Estos dos poemarios son novedad este curso en nuestra biblioteca aunque ya conocíamos, y nos encantan, algunos poemas suyos por la antología 44 poemas para leer con niños de Mar Benegas y porque nos han enviado algunos grabados a nuestra Maratón de Cuentos. 


La historia del pobre Muffin y su falsa sobrina Emma, comenta el autor en su blog, llevaba años dando vueltas en su cabeza y su ordenador. Tanto es así que ambos aparecen ya en esta ilustración de hace años en la que David Sierra le dibujó rodeado de algunos de sus personajes (Klaus Nowak está emergiendo de su alcantarilla justo detrás de una pareja que camina de la mano: Muffin y Emma). 

Pedro Mañas nos ofrece en Apestoso tío Muffin, Literatura, Complicidad, Humor e Inteligencia; justo lo que necesita el niño que crece como lector y busca en la narrativa elementos que ya ha encontrado en otros autores como, por ejemplo, Roald Dahl.

Desde la primera página, el autor se dirige al lector, niño o niña, y se pone a su lado, se hace su cómplice -frente al adulto que genera sus miedos al tiempo que se ríe de ellos- y lo mira de igual a igual mediante la voz del narrador. Un narrador que nos interpela con expresiones como:

“Posiblemente has oído…”, “Tal vez estés pensando…”, “Te contaré una cosa curiosa…” 

hasta convertirse en un personaje más que consigue meternos en la trama, nos invita a seguirlo y nos deja pequeñas pistas para resolver el enigma de quién es esa misteriosa sobrina y cómo ha llegado hasta su puerta:

“¿De dónde salía aquella porquería? Ni Mr. Muffin, ni yo, ni la rata hemos podido dar con una explicación satisfactoria a esta pregunta.”

“Y, si me seguís por este atajo, podéis llegar al comienzo de la historia antes que él.”

 “Bien, aquí estamos. Mr. Muffin habitaba el número quince de Haddock Road. La casa del número quince era idéntica a sus vecinas del número trece y del número diecisiete.”

También hemos disfrutado muchísimo con el lenguaje ágil e ingenioso del autor; con su metáfora del miedo, con los diálogos de los personajes, las onomatopeyas, los eslóganes estrafalarios de Emma y con las comparaciones que nos hacían elaborar divertidas imágenes en nuestra cabeza:

“Una sospecha le encogía el corazón como se encoge una sardina al asarse dentro del horno.”

“Alrededor del barro, como tiburones en torno a la isla de un náufrago, deambulaban diez u once gatos olfateando el aire con deleite como si fuera una golosina.”

“Cooper, después de afeitarse él mismo salía a afeitar el césped.”

“Se meneaban y daban saltos por el césped como si estuvieran bailando la danza de la lluvia.” 


Las ilustraciones de Víctor Rivas subrayan el tono humorístico de la obra 


y la concepción teatral del textopocos personajes que se mueven en pocos espacios y en un breve espacio de tiempo.

Mañas nos permite, además, paladear la palabra exacta con la que construyó su narración en castellano, ya que lo que más leemos son traducciones de autores que escriben en otros idiomas, aunque haya situado a los personajes en Haddock Road y los haya bautizado con nombres y apellidos de famosos actores de Hollywood (Montgomery Clift, Gary Cooper y Faye Dunaway).

Y algo de todo esto han debido notar las niñas y niños que acaban de terminar Apestoso Tío Muffin en el Club de lectura de clase porque en sus opiniones resaltan que se han divertido mucho con la trama y los personajes y no solo recomiendan su lectura sino que algunos volverían a leer el libro:

“Me ha gustado mucho. Ha sido uno de los mejores libros que he leído. Espero volver a leerme otro parecido”

“Este libro me ha gustado mucho y es muy gracioso. Gracias a esa niña el tío Muffin aprende muchas cosas.”

“Este libro me ha gustado mucho porque los personajes son muy divertidos, sobre todo Emma y Muffin. Yo os lo recomendaría a todos.”

“El personaje que más me ha gustado es Emma porque es superinteligente”

“Me ha gustado mucho este libro porque es divertido, sobre todo cuando Emma hace cosas graciosas, pero tiene partes tristes, como al final. Yo me lo volvería a leer.”

“Os lo recomiendo a todos. Volvería a leérmelo."


Estamos muy agradecidos con la BPE de Cuenca por proporcionarnos el lote de 25 ejemplares de Apestoso Tío Muffin que estrenamos para nuestro Club de lectura y que ya hemos pasado a 4º de primaria, a las demás secciones del CRA y a las madres de nuestro Club "Para leerte mejor".

Después de leer, disfrutar y comentar Apestoso Tío Muffin pensamos que podíamos enviarle al autor algunas de las cuestiones que habían despertado la curiosidad de las lectoras y lectores de 5º y 6º de primaria y que han reflejado en estas preguntas:

-¿Qué despertó tu pasión por escribir? ¿Qué edad tenías?

Para ser sincero, no lo recuerdo exactamente, porque era tan joven como vosotros (unos diez u once años). Entonces no publicaba libros, claro, pero escribía historietas, cuentos y poemas en cualquier papel. Creo que mi pasión por la literatura se debe en realidad a mi amor por las propias palabras, por el lenguaje. El lenguaje es un arma poderosísima con la que podemos conversar, discutir, convencer, insultar, halagar, mentir, ponernos de acuerdo, contar historias, hacer sentir bien o mal a la gente… o incluso lograr que la gente nos vote para presidir un país. Y, además, las palabras son el juguete más barato del mundo.

-¿Has vivido alguna historia igual o parecida a las que escribes en tus libros?

Todos mis libros tienen algún episodio o personaje que, de algún modo, está inspirado en el mundo real. Sin embargo, la mayor parte es pura fantasía.

Creo que la única novela en la que hay una parte sustancial de mi propia vida es La vida secreta de Rebecca Paradise. En esta obra, la protagonista se cambia el nombre de Úrsula por el de Rebecca para construirse una nueva identidad porque no le gusta la persona que es. También yo, cuando tenía diecisiete o dieciocho años, empecé a decir a todo el mundo que me llamaba Mateo en lugar de Pedro porque estaba descontento conmigo mismo. ¡Y aún hay gente que me conoce por el nombre de Mateo!

-¿Cómo se te ocurrió la historia de Apestoso Tío Muffin?

Todo surgió de unos versos de uno de mis poemarios (Trastario, de la editorial Kalandraka, que creo que tenéis en vuestra biblioteca). Se trata de un poema sobre un niño que, como un aspirador, atrae la suciedad por donde quiera que va. Dice así:

¡Pobre niño aspirador!
Sale limpio de su casa,
pero allí por donde pasa,
va atrayendo el mal olor,
la mugre, el polvo y la grasa.

A cambio es muy popular:
yo confieso que le adoro
y le invito a merendar,
y es que me deja el hogar
como los chorros del oro.

Este poema, que casi parece un chiste, me hacía tanta gracia que decidí convertirlo en una historia más grande. Así fue como la novela fue creciendo y el “niño aspirador” se convirtió en Mr. Muffin.

-¿Por qué has querido que tus personajes tengan nombres en otro idioma si escribes en castellano?

Muy buena pregunta. Resulta que a veces para que la imaginación de un autor funcione a pleno rendimiento, tiene que partir primero de algún tiempo o lugar lejano. Hay autores, por ejemplo, a los que les gusta que sus historias sucedan en una época pasada. A mí me inspiran sobre todo los países del centro de Europa y también las islas británicas. No sé por qué, pero me costaría escribir una novela en la que los protagonistas se llamasen Mari Carmen o Paco.

-No precisas ni el lugar ni la época en que ocurre la historia de Mr. Muffin. ¿Podrías aclarárnoslo?

Bueno, todo lo que no está directamente escrito en el libro podéis imaginarlo como queráis, o al menos deducirlo con las pistas que se dan en la historia: por ejemplo, los personajes tienen nombres ingleses, no hay teléfonos móviles, etc. Digamos que el ilustrador acertó con la época y el lugar que yo me imaginaba, que es Inglaterra entre los años 60 y 70. Es un tiempo que yo no viví, pero que me resulta muy sugerente.

-¿Qué piensas de las ilustraciones de Víctor Rivas para tu libro?

Pues me parecen maravillosas, no solo por su buen ojo a la hora de situar la historia en el tiempo y el espacio. Es que son tan divertidas, caricaturescas, expresivas y llenas de detalles que no puedo estar más contento. Además, los personajes son muy parecidos a los que yo me imaginaba.

-Además de narrativa escribes poesía, ¿qué género te gusta más?

Depende de cada momento. La narrativa me encanta porque me divierte contar historias y meter a los personajes en cientos de líos. Sin embargo, a veces prefiero la poesía porque no tengo que estar siempre planeando lo que va a venir en el siguiente capítulo. Los poemas son pequeños ejercicios de rimas y vocabulario, algo así como problemas de matemáticas que hay que resolver con palabras. ¡Y a mí me encantan las matemáticas!

¡Muchísimas gracias por  tu amabilidad y cercanía. Nos encantaría conocerte y que algún día  visitaras nuestra Biblioteca y nuestro cole!


Si quieres saber más sobre la vida y la obra de Pedro Mañas entra aquí en su página oficial. La información sobre el ilustrador Victor Rivas la encontrarás aquí.




domingo, 23 de diciembre de 2018

LIBROS QUE SON UN REGALO

QUERIDAS REINAS MAGAS

A lo largo de este año hemos tenido numerosas ocasiones de hojear, mirar y remirar, oír hablar, e incluso escuchar historias, cuentos y poemas en la voz de sus autores, de muchos libros que nos han enamorado.
En el Encuentro de Animadores a la Lectura en el Bosque de Riocantos escuchamos las recomendaciones de los críticos literarios Ellen Duthie, Juana Sánchez y Gustavo Puerta, disfrutamos de la selección de lecturas de la Librería Antígona de Zaragoza en el Curso de filosofía, literatura, arte e infancia FLAI 2018, conocimos la obra de Jutta Bauer, Suzanne Lebau y Yolanda Reyes en Las Jornadas de animación a la lectura, escritura y observación JALEO 2018 y descubrimos, guiados por la pasión de Gonzalo Moure, las bibliotecas en los campamentos de refugiados saharauis y pudimos contemplar y escuchar el libro que escribieron para ayudar a financiar estos oasis de lectura en el desierto. Contemplamos fascinados la belleza de las ilustraciones sobre Peter Pan y escuchamos a su autor, Miguel Calatayud hablar de cómo y por qué se han recuperado en un nuevo álbum para volver a imaginar al clásico de Barrie, disfrutamos en nuestra biblioteca de sus últimas creaciones con Mar Benegas, estuvimos en las Jornadas Iberoamericanas de Literatura Popular Infantil en homenaje a nuestro profesor Pedro Cerrilloconocimos lo más nuevo en el Festival y feria del libro ilustrado Baba Kamo en Valencia y volvimos a encontrar a Yolanda Reyes en Los Cuentos de Silos en Tenerife donde recibimos el regalo de escuchar uno de los cuentos de Los alumnos de 6º B, Frida, que resonará para siempre con su voz cuando lo leamos en voz alta a nuestras niñas y niños. Es tanto lo que querríamos disfrutar en nuestra biblioteca el próximo año que os dejamos solo una pequeña selección; vosotras sois magas y conocéis cada uno de nuestros deseos.

Para recitar, cantar y contar a los más pequeños…


Canción para dormir a las fieras Paula Carbonell, J.A Perona. Jaguar.

Una pequeña casa en el bosque Jutta Bauer. Lóguez.

¿Quién hay dentro? Y Nicolasa, ¿Y tu casa? Mar Benegas. Combel.


Arrorró. Antología de nanas hispanoamericanas. Pedro C. Cerrillo y César Sánchez Ortiz, Luis San Vicente. Diego Pun.

y un poquito más grandes



Trastario Pedro Mañas, Betania Zacarías. Kalandraka.

La caja de colores Estrella Ortiz, Leticia Ruifernández Editorial. La Guarida.
Blanco como nieve Mar Benegas, Andrea Antinori. A buen paso. 





Una historia diferente Adolfo Serra. Libre Albedrío.
¡Malacatú! María Pascual de la Torre. A buen paso.
Profesión: Cocodrilo Giovanna Zóboli. Pípala.




 Para disfrutar o volver a los clásicos



Dídola, Pídola, Pon Maurice Sendak. Kalandraka.
Lluvia de cocodrilos. Un alfabeto y El uno era Juan Maurice Sendak. Kalandraka.
Irene la valiente William Steig. Blackie Books.


Imaginar a Peter Pan Manuel Roig Abad, Miguel Calatayud. Degomagom.

Para poner de moda lo salvaje



La tribu que apesta Magali le Huche, Elise Gravel. Litera Libros.
Empanada de Mamut Jeanne Willis, Tony Ross. Libros del Zorro Rojo.
La niña invisible Peña Toribio, David. SM. Barco de Vapor


El bosque dentro de mi Adolfo Serra. Fondo de Cultura Económica.

Para grandes lectores



El rapto del príncipe Margarina Mark Twain, Philip C. Stead. Océano.

Hilda y el bosque de piedra Luke Pearson. Barbara Fiore.
Apestoso tío Muffin Pedro Mañas, Víctor Rivas. Anaya.
Catherine Patrick  Modiano, Jean-Jacques. Blackie Books.
Volar  Yolanda Reyes, José Rosero. Fondo de Cultura Económica.
El terror de Sexto B Yolanda Reyes. Loqueleo.


El niño de luz de plata Gonzalo Moure y Taller de lectura de Farsía, Clara Bailo. Bubisher. 

 Para estar bien informados, leer, debatir y comentar en familia 


¡Pellízcame! Ellen Duthie y Daniela Martagón. Wonder Ponder.
Yo, Leonardo Ralph Steadman. Libros del Zorro Rojo.
Mary, que escribió Frankenstein Linda Bailey, Júlia Sardà. Impedimenta.
En construcción Sonia Rayos, Silvana Andrés y Juan Berrio. Litera Libros.
Cuéntame, sésamo: Nueve historias sobre los poderes mágicos y reales de las plantas Aina Serra Erice, Jacobo Muñiz López. A fin de cuentos.


Nana de tela Amy Novesky, Isabelle Arsenault. Impedimenta.

Para emocionarnos con el teatro 
El ogrito. Zapatos de arena Suzanne Lebeau. Assitej España.

Si os gustan nuestras peticiones podéis tomarlas para hacer vuestros regalos navideños porque...¿Hay mejor regalo que un buen libro para comentar y compartir?

 ¡Feliz Navidad! ¡Feliz lectura!


lunes, 26 de noviembre de 2018

LOS IMAGINARIOS. OLVIDO Y MEMORIA.


"¿Cómo podía estar todo tan verde? ¿Cómo podía estar todo tan vivo si Amanda estaba muerta?"


“Veía el débil contorno de los árboles a través de sus manos. Como Amanda ya no pensaba en él, como no lo recordaba, como no hacía que fuera real, estaba dejando de existir. Rudger estaba cayendo en el olvido.”

Con esta imagen tan potente de la niña muerta y su amigo imaginario desvaneciéndose, A.F. Harrold, autor de Los imaginariospresenta a los dos protagonistas de esta narración que nos habla de la imaginación y de su poder para transformar lo real, sí, pero, sobre todo, de la amistad, del amor, de la pérdida; del olvido de esa capacidad de imaginar que tenemos de niños al hacernos adultos y también de la memoria que nos permite recordar lo que hemos perdido u olvidado. La madre de Amanda, como Wendy en Peter Pan, llega a olvidar a Frigo, su viejo amigo imaginario, aunque percibe y celebra la imaginación y la independencia de su hija como un don y solo puede ayudarla cuando consigue recordar.

A.F. Harrold es un escritor inglés, nacido en 1975,  apasionado por escribir y recitar poesía para niños y adultos. Antes de este libro ya había publicado otras obras para el público infantil que aún no han sido traducidas al castellano. Confiesa que, cuando empezó a escribir Los Imaginarios, aparte de esa primera imagen que describe en la introducción,  no tenía una idea concreta de lo que quería contar -aunque siempre le ha interesado el tema de la muerte y adora los gatos- sin embargo la historia fue tomando forma durante el proceso de escritura hasta que descubrió lo que quería cuando inventa el personaje del villano y aparece en escena el Sr. Bunting.


Aunque siempre es una gozada hojear un ejemplar de Blackie
Books, por su encuadernación en cartoné y el tacto y el olor de sus hojas, Los imaginarios también nos atrajo desde la cubierta por la fuerza y el poder evocador de sus ilustraciones. Emily Gravett consigue, en perfecta sintonía con el autor, esa dualidad entre realidad y fantasía alternando el blanco y negro con el color. Gravett rompe los márgenes del dibujo y lo inserta en el texto, nos asusta dejándonos a oscuras con la página en negro y la repite a doble página para aumentar la tensión dramática, y hace que resuenen en nosotros otros personajes de la Literatura Infantil, como Max, en Donde viven los monstruos de Sendak, el armario de Las crónicas de Narnia, de C.S Lewis, Alicia de L. Carroll, o el imaginario de Coraline de Gaiman, estimulando nuestra imaginación y ampliando las sugerencias del texto que también nos remitía, por ejemplo, con las puertas y los callejones, al mundo de Harry Potter. Quizá no sea casualidad que Gemma Rovira también haya sido la traductora de la obra de J.K.Rowling al castellano.
La primera ilustración que irrumpe con la fuerza del color, pero con una larga sombra negra que invade la página anterior, es la del Sr Bunting. Gravett subraya así la importancia que tiene en la narración este personaje que nos aterra a pesar de su apariencia vulgar. Un Drácula, reinventado por Harrold, que se alimenta, en vez de sangre, de la imaginación que necesita para que su amiga siga existiendo. 

El gato Zinzan también está representado con un ojo de cada color porque es capaz de ver lo imaginario; nos recuerda al gato de Cheshire de Alicia, porque muestra a Rudger el camino que debe seguir y por el tono filosófico de sus observaciones.

Emily Gravett consigue trasmitir la psicología de los personajes, incluso que nos invada una sensación de extrañeza al encontrar en la ilustración un giro inesperado, como cuando Rudger ve su reflejo en color con el cuerpo de una niña.


Los Imaginarios, publicado por Blackie Books en 2017 para iniciar su aventura en la narrativa juvenil, ha sido el libro más emblemático del autor y de la ilustradora, y nos ofrece una lectura ágil y amena, llena de misterio, terror, emoción, humor y aventuras que permite, en el texto y en la imagen, distintos niveles de lectura. El curso pasado lo disfrutamos con los alumnos de 4º y 5º de Primaria en Club de lectura y estas son algunas de sus opiniones:



“Es un libro entretenido que trata sobre una niña y las aventuras que tiene con su amigo imaginario. A mí me gustó bastante porque es muy interesante y creativo y me hacía imaginar muchas cosas”

“El libro de Los Imaginarios me gusta mucho porque tiene mucha fantasía y enseña que cuando pierdes un amigo luchas para poder recuperarlo. Al principio fue muy divertido pero después a Amanda la atropellan y Rudger era olvidado porque ella estaba inconsciente. Al final Amanda y Rudger consiguen escapar de todos los peligros.”

“Me gusta porque hay personajes imaginarios y es un libro muy entretenido que no se hace pesado. Me gustan mucho los personajes, sobre todo Amanda y su amigo imaginario.”

“Es el peor libro que me he leído en la vida porque me parece absurdo y todos están locos. No me gustó nada.”

“Me ha parecido un poco extraño por todo lo que pasa, pero me gusta porque es bastante chulo, entretenido y divertido”.

“Me gustan mucho sus ilustraciones. Son muy bonitas y originales. Aunque pocas de ellas tienen color te hacen imaginar la historia en colores”. 



Para conocer mejor a A.F.Harrold puedes leer esta entrevista en la que, entre otras cosas, nos cuenta cómo fue el proceso creativo de Los Imaginarios.

Emily Gravett  tardó en decidirse a seguir su vocación y estudiar arte pero dos años después de graduarse ya tenía la prestigiosa medalla Kate Greenaway que conceden los libreros ingleses. Puedes verla dibujando en este vídeo.



Termino esta reseña con las palabras de  la cubierta trasera resonando,  ahora que he visto a Rudger  en un cuerpo de niña y las dudas y contradicciones que eso le produce, con más fuerza.  ¿Se trata de un guiño a la escena final de la inmensa película de Billy Wilder “Con Faldas y a lo Loco” (Some Like it Hot, 1959)? A mí me lo parece.