martes, 22 de noviembre de 2016

LA CAJA DE LAS PALABRAS


EN BUSCA DEL LENGUAJE POÉTICO


Mar Benegas y Eva Vázquez.  Lóguez 2014.


La caja de las palabras despierta nuestra curiosidad desde la cubierta ¿Qué mira con tanta atención Ari, la niña protagonista? Unas escaleras la invitan a adentrarse en un túnel oscuro del que brotan las palabras como globos de colores. La boca del túnel es el ojo de una cerradura, la misma que sirve de motivo en las guardas del principio del álbum y que se complementa con la llave que sirve de motivo en las guardas traseras. 
¿Tenéis miedo, o queréis que entremos con ella? ¿Encontrará Ari, como Mary Lennox la del Jardín Secreto, la llave que le permita desvelar el misterio?


Mar Benegas nos plantea su incógnita desde la primera página: “Mamá ¿Qué es metáfora? - Cariño, esa palabra aún te queda grande”. Eva Vázquez nos muestra en dos dobles páginas, con la palabra metáfora como eje, el entorno familiar de Ari delimitado por sus padres a los que acude en busca de respuestas. Al no encontrarlas, Ari explora el mundo que la rodea y se convierte en recolectora de palabras; su oído las recoge y después las escribe para atesorarlas, las colecciona, las contempla, experimenta, juega con ellas…


Mar Benegas y Eva Vázquez nos cuentan a dúo el crecimiento de Ari y su construcción del mundo a través de las palabras y de los significados de los que las va dotando según su experiencia.


La palabra de Mar es poderosa, ella es poeta y agitadora incansable de la lectura, la escritura y la creatividad en colegios y bibliotecas. Eva, que conoce el arte de narrar con imágenes por su trabajo en películas de dibujos animados, ha entendido muy bien lo que Mar nos quiere contar y ha entrelazado, casi diría amasado, cada palabra con unas imágenes poéticas y sugerentes, llenas de metáforas visuales. 



Aunque escritora e ilustradora no se conocían antes de construir este libro se han compenetrado a la perfección. En una entrevista en Radio 5 Eva confiesa que La caja de las palabras es un libro que a ella le hubiera gustado escribir, y eso se nota en las imágenes del álbum; cuando Mar nos dice que a Ari las palabras aún le quedaban grandes como el vestido de flores de mamá o la camisa de cuadros de su padre, Eva no puede evitar, unas páginas más allá, mostrarnos a la niña metida en los zapatos enormes de su madre, o transformar la caja en una jaula en la que las palabras-pájaros pueden entrar y salir con libertad.





Y los niños, ¿Qué dicen los niños de La caja de las palabras?

 “Me ha gustado mucho porque es de palabras y a mí me encantan las palabras” 
Enara (9 casi 10 años).

“Me ha gustado porque es muy raro que la niña se siente en una oreja para pescar palabras o que las palabras se mueran de aburrimiento” Mario (9 años).

 “Me ha gustado porque es un cuento que tiene muchas palabras y el diccionario es la llave a las palabras que no entiende” Raúl (10 años). 

“Me gusta porque es muy misterioso y a mí también me gustaría saber todas las palabras que Ari dice” Nerea (9 años).


¿Pensáis que aún les quedan grandes sus palabras e imágenes poéticas?
Poned este libro en sus manos, leedlo con ellos, contemplad sus imágenes y dejad que las palabras vuelen hasta llegar a su oído para que deseen descifrar su misterio.     



No hay comentarios:

Publicar un comentario